Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. X Cerrar

17/02/2020 // Reparaciones estructurales

Aluminosis, la fiebre del hormigón

Aluminosis
Aluminosis

¿Qué es la aluminosis?

 

La aluminosis es una patología del hormigón que sufren las viguetas de los forjados, se debe a su fabricación con un tipo de cemento aluminoso que se usó en las fábricas de vigas sobre todo en las décadas de 1960 y 1970, se utilizaba sobre todo porque fraguaba más rápido, por lo que se podían fabricar más viguetas al poder entregarlas antes en obra, dejando espacio en los almacenes para nuevas remesas de material. 

En principio las viguetas con este tipo de cemento pueden no presentar ninguna anomalía y pueden estar en nuestra vivienda sin producir ningún problema, pero existen circunstancias que pueden provocar una reacción química del cemento que reduce la resistencia de la vigueta, con el consecuente peligro de derrumbe, sobre todo hay especial riesgo en zonas húmedas y con condiciones ambientales industrializados, los daños suelen ser mayores  en los forjados superiores, ya que están más expuestos al exterior. 

 

 

Cómo saber si una vigueta tiene aluminosis

 

A simple vista no se puede distinguir entre una vigueta afectada por aluminosis o una vigueta que ha recibido humedad y ha oxidado su armadura, los daños aparentemente son los mismos, para determinar si una vigueta tiene aluminosis se debe realizar un análisis en un laboratorio, en caso afirmativo se deberán tomar las medidas oportunas para sustituir la vigueta o reforzarla adecuadamente, por ejemplo colocando vigas de hierro por debajo de las viguetas afectadas, además si se ha encontrado una vigueta afectada en un edificio hay que vigilar el resto de viguetas de todo el edificio, incluso haciendo catas en falsos techos para verificar que no hay más vigas afectadas.

En España hay muchos edificios afectados por esta “enfermedad” que se conoce como “fiebre del hormigón”, algunos de ellos muy conocidos como el estadio Vicente Calderón en Madrid.

 

Cómo reparar una viga con aluminosis

 

No todos los casos son iguales, pero en general hay que seguir una serie de pasos para reparar las viguetas con aluminosis.

 

Paso 1: Apuntalar la zona

Las viguetas con aluminosis pierden resistencia a flexión, por lo que el riesgo de derrumbe del forjado es muy real, es importante en cuanto se detectan los problemas apuntalar la zona mientras se prepara la reparación.

 

Paso 2: Análisis en laboratorio

Se deben tomar muestras del hormigón y pedir a un laboratorio de construcción que determine si la viga tiene o no aluminosis, en caso afirmativo es conveniente hacer una revisión profunda a toda las vigas del edificio.

 

Paso 3: Reparación del hormigón

Para reparar el hormigón hay que repicar todo el hormigón en mal estado, hasta llegar a la varilla de hierro, si la varilla a perdido sección hay que evaluar un posible refuerzo estructural, que se realizará en el siguiente paso, se eliminará el óxido existente en la varilla mediante el cepillado manual y se aplicará un producto que pasive el óxido, impidiendo que la varilla continúe el proceso de oxidación, finalmente se aplicará un mortero de restauración estructural, devolviendo a la vigueta su sección original.

 

Paso 4: Refuerzo estructural

En el supuesto de que en el punto anterior determinamos que las varillas de la vigueta han perdido sección, llegaremos a la conclusión de que la vigueta ha perdido resistencia, por lo que deberemos suplementar la resistencia perdida mediante algún sistema de refuerzo.