Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. X Cerrar

03/02/2020 // Reparaciones estructurales

Reparación de viguetas de hormigón

Reparación vigas
Reparación vigas

Ya hemos hablado en otras entradas del blog de la reparación estructural de hormigón, hemos visto fotos de una obra de reparación de un canto de forjado o una pergola de hormigón, en esta ocasión vamos a centrarnos en la reparación de vigas o viguetas de hormigón.

 

Aunque para muchos no sea necesario, vamos a explicar brevemente lo que es una viga. En una estructura tradicional de un edificio encontramos varios elementos de hormigón, por un lado la cimentación es el hormigón que está en la base de la vivienda, los pilares que están apoyados sobre la cimentación, las jácenas que es una parte horizontal de hormigón que une dos pilares, y por último las viguetas, que van entre dos jácenas, soportando el forjado de la vivienda.

 

Las viguetas, como todas las partes del edificio de hormigón, están formadas por hierro y hormigón, estos dos elementos juntos ofrecen una resistencia al edificio, y como hemos visto en otras ocasiones el hierro si recibe humedad se oxida y se hincha, rompiendo el hormigón y causando un problema grave de pérdida de resistencia.

 

CÓMO DETECTAR VIGUETAS DAÑADAS

 

 Para detectar una vigueta que está dañada basta simplemente con ver si presenta fisuras y grietas, si la grieta está en línea recta, muchas veces es que se forma entre la vigueta y la fila de bovedillas contigüa, en este caso la grieta es de movimiento y no suele ser un problema grave, pero si la grieta no va en línea recta, suele ser a causa de problemas graves en la vigueta, en cualquiera de los dos casos habrá que hacer una cata para determinar el daño real de la vigueta.

 

CÓMO REPARAR VIGUETAS DAÑADAS

 

La reparación de viguetas dañadas se realiza mediante un proceso que casi siempre se repite:

 

1.- Repicar el hormigón en mal estado hasta llegar a la varilla de la armadura

2.- Limpiar el óxido de la armadura y aplicar un producto pasivador para que no siga oxidando.

3.- Aplicar un mortero de reparación para restaurar el hormigón perdido.

4.- Si es necesario colocar un refuerzo por debajo de la viga.

 

Ante la más mínima duda conviene llamar a algún experto para determinar los posibles daños de una vigueta y tomar las medidas oportunas.

Reparación vigas
Reparación vigas