Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. X Cerrar

04/11/2019 // Varios

Normativa rampa para silla de ruedas

Rampa para silla de ruedas
Rampa para silla de ruedas

Normativa rampa para silla de ruedas

 

En la actualidad todos los edificios que se construyen tienen que tener en cuenta que sean accesibles, por lo que ya están adaptados con rampas para silla de ruedas u otros sistemas que permitan poder acceder sin problemas a todas las partes del edificio. Pero esto no es así en edificios antiguos, en los que en muchas ocasiones ni siquiera hay el espacio necesario para poder hacer una rampa para silla de ruedas. Vamos a ver la normativa que existe en la actualidad para este tipo de rampas y a calcular el espacio necesario para llevar a cabo esta reforma de la comunidad de propietarios.

 

Pendiente de rampa para silla de ruedas

 

La cuestión principal a tener en cuenta, aunque no la única, es la pendiente de la rampa, hay que diferenciar entre una rampa para silla de ruedas o una rampa para subir con el carrito de la compra o empujando un cochecito de bebé, las personas que van en silla de ruedas tienen que poder subir y bajar de manera cómoda y segura por la rampa sin la ayuda de nadie, por lo que la pendiente no puede ser mayor del 10% y la rampa no puede superar los tres metros de largo, en el caso de rampas más largas deberán reducir la pendiente o establecer un área intermedia plana para poder descansar. 

 

Resumiendo: ¿cúal es la pendiente máxima de una rampa para silla de ruedas?

 

  • Rampas de hasta 3 m - pendiente máxima 10%
  • Rampas entre 3 y 6 m - pendiente máxima 8%
  • Rampas entre 6 y 9 m - Pendiente máxima 6%
  • Rampas mayores de 9 m no son aptas para silla de ruedas.

 

Anchura adecuada para la rampa

 

La anchura mínima que debe tener la rampa para su uso con silla de ruedas es de 1,20m, hay que tener en cuenta que este es el espacio sin contar las barandillas, de las que hablaremos después. 

En cuanto a la zona inicial o final de la rampa deben tener una zona libre de 150cm de diámetro, para poder dar la vuelta completa con la silla. Las zonas intermedias de la rampa, en caso de existir, deberán ser del mismo ancho que la rampa y de una profundidad de 150cm.



Las barandillas adecuadas para una rampa 

En cuanto a las barandillas hay que tener en cuenta varias cosas, en primer lugar hablaremos sobre los rodapiés o bordillos de la rampa, que aunque no es un elemento específico de la barandilla, en muchas ocasiones la barandilla incluye el rodapié, este deberá ser de al menos 12cm de altura, sirve para evitar que la silla se pueda descarrilar, muchas veces por uno de los lados hay una pared y por el otro lado es la barandilla la que incorpora el rodapié.

 

En segundo lugar la rampa deberá contar con dos pasamanos en cada lado, para poder usarse tanto por una persona que va en silla de ruedas como por alguien que va de pié, la altura de estos pasamanos deberá ser de entre 70 y 85 cm del suelo el más bajo, y el más alto deberá estar separado del de abajo 20cm.

 

(Foto con licencia CC de David Goehring)