Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. X Cerrar

01/07/2019 // Rehabilitación de fachadas

Rehabilitación de fachadas

Patologías más habituales de las fachadas

Rehabilitación fachadas
Rehabilitación fachadas

Rehabilitación de fachadas

 

La fachada es una de las partes más importantes de un edificio, no sólo por razones estéticas, sino que también por razones estructurales y de aislamiento frente a las condiciones ambientales.

 

Normalmente cuando se habla de la fachada de un edificios se sobreentiende que hablamos de la fachada principal, especificando para el resto de fachadas su ubicación respecto de la fachada principal, por ejemplo fachada trasera o fachada lateral.

 

Rehabilitación estética de fachadas

 

Con el paso del tiempo las fachadas sufren una degradación progresiva, es habitual ver zonas con la pintura desgastada, o fachadas de mortero con manchas o zonas ennegrecidas, fiolas y aplacados cuyo estado nada tiene que ver con el original.

 

En cada caso habrá que estudiar la posibilidad de rehabilitarlas o valorar si merece la pena cambiar el revestimiento por algún otro que pueda ofrecer una mejora estética o una mayor durabilidad.

 

Patologías más habituales de las fachadas

 

Cuando un cliente nos pide una rehabilitación de una fachada generalmente nos encontramos siempre patologías parecidas, vamos a enumerarlas y describirlas brevemente y en próximos artículos entraremos en más detalle en cada una de ellas.

 

Grietas estructurales en cantos de forjado

 

Son grietas que aparecen habitualmente en las zonas de los balcones o voladizos de las fachadas, son grietas que hay que arreglar lo antes posible porque afectan a la estructura del edificio y además pueden desprenderse a la calle cascotes de hormigón que son muy peligrosos para los peatones. Se producen por la oxidación de la armadura del hormigón del forjado, ya sea porque filtra agua desde el balcón o porque el frente del forjado no está bien protegido.

 

Grietas en el pretil de la cubierta

 

Este tipo de grietas no son tan graves como las de los cantos de forjado, pero no hay que perderlas de vista y dejar que sigan avanzando porque pueden llegar a ser peligrosas, se producen por el empuje del forjado de la cubierta sobre el pretil.

 

Grietas verticales

 

En ocasiones encontramos grietas verticales que se producen o bien porque no se ha ejecutado una junta de dilatación o porque se ha ejecutado incorrectamente.

 

Fisuras en los revestimientos

 

Se trata de grietas de menor importancia, que suelen producirse por los movimientos de los edificios, en ocasiones pueden agravarse si no se reparan a tiempo, llegando a producirse daños mayores.

 

Aplacados rotos o con riesgo de desprendimiento

 

En edificios con piezas aplacadas con el paso del tiempo se producen movimientos del edificio que pueden provocar grietas en los aplacados, también puede suceder que las dilataciones y contracciones provoquen que los aplacados se desprendan de la fachada. Cuando esto sucede habrá que sustituirlos colocar fijaciones extras.

 

Barandillas oxidadas

 

En muchas ocasiones las barandillas de los balcones son en su totalidad o en parte de hierro, si la pintura que las protege se deteriora empiezan a oxidarse, y si el proceso no se detiene a tiempo puede ocurrir que la barandilla deje de ser una protección segura, también puede provocar otros daños secundarios como la  rotura de las fiolas del balcón.



Conclusión

 

Estas son algunas de las patologías más frecuentes de una fachada, en próximos artículos veremos cada una de ellas con más detalle y analizaremos cómo prevenirlas y cómo repararlas, si necesitas reparar la fachada de tu edificio no dudes en ponerte en contacto con nosotros y te prepararemos un presupuesto gratuito y sin compromiso.